puerta automatica de lona

Las puertas automáticas de lona, permiten dividir atmósferas además de realizar una apertura y cierre rápido. Este tipo de sistemas están diseñados para aguantar un alto rendimiento, ya que su instalación más común es en un paso donde exista un gran flujo de personas y/o maquinas.

Hemos preparado este artículo para que conozcas más sobre ellas y descubras todo lo que pueden aportar a tu negocio.

¿Qué son las puertas automáticas de lona?

Las puertas automáticas de lona están diseñadas para dividir áreas de trabajo con mucho tráfico de vehículos o personas. Este tipo de puertas no ocupan mucho espacio ya que son apilables o enrollables.

Son una solución innovadora a los espacios con alto tráfico como las zonas de carga y descarga de mercancías, talleres, etc. Su uso está cada vez más extendido tanto del sector industrial como del comercial.

El sistema automático de estas puertas está diseñado para que la apertura y cierre sean muy rápidos. Gracias a su sistema de apertura y cierre rápido se consiguen minimizar las corrientes de aire y las pérdidas de temperatura, por eso, las puertas de lona se convierten en la opción ideal para aumentar la productividad del negocio.

Poseen un cuadro eléctrico y puede activarse a distancia. ¿Y si hay problemas de corriente?. No pasa nada, disponen de un sistema de desbloqueo o de apertura manual.

Su material de lona hace que las puertas sean mucho más flexibles, y pueden adaptarse a cualquier dimensión. Diseñadas para lograr seguridad y aislamiento, las hace idóneas para naves industriales, talleres de coches, talleres frigoríficos, hospitales, depósitos de transportes y otras instalaciones.

Características

  • No requieren de un gran mantenimiento.
  • Son resistentes al viento.
  • Apertura y cierre rápidos.
  • Personalizables.
  • Permiten tener un aislamiento térmico y acústico de los espacios.
  • Seguridad.
  • Tienen una buena relación calidad-precio.

Tipos de puertas automáticas de lona

Existen diferentes tipos de puertas automáticas de lona en el mercado, a continuación te las detallamos.

Puertas de lona autorreparables.

Dependiendo del área de trabajo donde se encuentre la puerta de lona, puede ser fácil que reciba un impacto con algún tipo de maquinaria. En este caso y para evitar romperse, la lona se saldrá de su carril.

Se llaman autorreparables porque se auto-encajan. Cuentan con un sistema de cremallera lateral que permite que cuando recogemos la lona vuelva a colocarse por sí misma en las guías.

Puertas de lona apilables.

Estas puertas están fabricadas con una estructura de acero y un telón de lona, travesaños horizontales y una correa de poliéster afianzada al último panel.

A través de un mecanismo eléctrico se produce un «tirón» desde el último travesaño para que la puerta se pliegue. Los paneles horizontales logran mantener la estabilidad de la puerta. Funcionan muy bien en zonas con gran presión de aire.

Puertas de lona enrollables estándar.

Suelen ser instaladas en zonas dentro de una nave donde no hay fuertes corrientes de aire. Suelen ser más económicas, aunque no por ello tienen falta de prestaciones. Si necesitas compartimentar y facilitar el tráfico entre diferentes áreas de trabajo interiores, este tipo de puertas son ideales.

Hasta aquí nuestro artículo que esperamos haya sido de ayuda, pero si deseas información más detallada o un presupuesto, contacta con nosotros y nuestros técnicos te ayudarán.


¿Quieres estar al día sobre otras novedades y curiosidades? ¡Síguenos en redes!